CAVAS MASACHS – RAÍCES

Era a principios del pasado siglo, que la familia Masachs ya se dedicaba al cultivo de la vid en su finca de Vilafranca del Penedès, zona vinícola por excelencia, donde en tiempos del imperio romano ya se cultivaba la vid.

Fue, en concreto, D. Josep Masachs Llorach, hombre de fuertes convicciones, gran carácter y dedicado desde su infancia al cultivo de la vid, quien fundó Cavas Masachs en la última década de los años veinte, elaborando cava de forma absolutamente artesanal y con una producción limitada, destinada, básicamente, al consumo familiar y a sus amigos más próximos. Posteriormente, su hijo, D. Josep Masachs Juvé, continuó la labor comenzada por su padre, bajo el mismo prisma de producción muy limitada y artesanal, trabajando incesantemente, día a día, para mejorar la calidad de sus cavas.

Llegados los años 1977 y 1978, Josep y Joan Masachs emprenden unas nuevas directrices y dan a conocer al mercado una nueva línea de cava, basados en la experiencia y conocimientos de sus antecesores. Poco a poco, en el mercado nacional y más tarde a nivel internacional, es reconocida la excelente calidad de los cavas elaborados por esta pareja de jóvenes empresarios, que ven recompensado su esfuerzo y dedicación. Estos resultados y el aumento en la demanda de sus productos, dejaron pequeñas las instalaciones utilizadas desde el inicio por su abuelo, lo que obliga a la construcción de unas nuevas instalaciones en el año 1985 en la finca Monsarra, situada en el municipio de Torrelles de Foix.

Hoy en día, Cavas Masachs continúa elaborando vinos y cavas en su finca Monsarra con el mismo afán de superación y calidad que ya emprendieron sus fundadores.

CAVAS MASACHS – SITUACIÓN

Cavas Masachs se encuentra en la comarca catalana del Penedès, situada a 40 Km. al sur de Barcelona, bañada, en su parte más baja, por las aguas del mar Mediterráneo y se extiende por el noroeste hasta las cercanías de la montaña de Montserrat, que la protege de los vientos fríos del norte.                 

Nuestra finca, situada en el corazón del Penedès, tiene una altitud entre los 300 y 350 mts. Los terrenos son calcáreos y franco arcillosos, predominando el equilibrio de los tres componentes: arcilla, arena y limo. Las características del clima mediterráneo, con inviernos suaves y veranos poco calurosos, oscilando la temperatura entre los 14 y 15 grados y con una pluviometría media anual de 525 lts/m²., juntamente con la localización y el suelo hacen del Penedès una zona ideal para el cultivo de la vid. Los inviernos suaves que nos proporciona la situación geográfica, protege las plantaciones en letargo invernal de las heladas y vientos fríos del norte, los cuales serían muy perjudiciales para la vid. La pluviometría invernal favorece, con la entrada de la primavera, una brotación de la vid acompasada y luego más vigorosa, gracias al agua retenida en el subsuelo. A medida que nos adentramos en la estación estival, la insolación y la baja humedad relativa, regulada por los vientos suaves del mediterráneo, favorecen un enriquecimiento equilibrado de azúcares, ácidos y aromas primarios, básicos para la elaboración del Cava.

CAVAS MASACHS – RECONOCIMIENTO

Desde la cuna de la civilización romana desembarcó a lo largo del Mediterráneo la influencia en el arte del cultivo de la vid. La comarca catalana del Penedès pronto demostró ser una de las zonas geográficas naturalmente mejor dotada para la elaboración de los mejores caldos. Hoy la denominación de origen “Penedès” es reconocida y apreciada en todo el mundo.

Masachs, fiel a la historia, fiel a sus raíces mediterráneas y fiel al respeto que le merece la naturaleza, ha conquistado los mercados más difíciles recogiendo el espíritu de la mejor artesanía para incorporarle la tecnología más avanzada. El paso del tiempo ha demostrado que unas modernas instalaciones sí pueden mejorar la calidad de cavas y vinos sin menoscabo de la naturaleza. El respeto por el entorno hace que Masachs disponga de una depuradora y que utilice envases y embalajes reciclables.